La muerte de un ser querido

La terapia para la muerte de un ser querido es una buena alternativa para superar este momento tan difícil que todos debemos pasar un día.

La muerte de alguien muy querido es como una herida. En el inicio sangra, arde, duele de manera casi insoportable. Con el tiempo empieza a sanar. El proceso para curar la herida es largo y doloroso.

La terapia del duelo ayuda quien sufre esta pérdida a buscar en su interior cosas que aun dan sentido a la vida, para empezar a reconstruirla. Buscamos enfatizar que el sufrimiento es único y que nadie lo sentirá de la misma manera. Cada persona manifiesta su dolor de una manera para encontrar un alivio.

Detener la vida por tanto sufrimiento puede hasta destruir la salud de una persona. Para salir adelante es necesario luchar. En cualquier momento es posible buscar una ayuda profesional. La terapia de luto cuando iniciada luego después de la muerte tiene muchos beneficios, no básicamente por la terapia, sino por los consejos de un especialista.

El tratamiento consiste en reaprender, descubrir y reconocer la manera particular de aquella persona vivir su luto y encontrar sus propias herramientas para aliviar su dolor.

enamorada