Los polos opuestos NO se atraen.

Actualmente muchas parejas traen problemas en su relación, discusiones casi a diario, problemas de comunicación, ya casi no existe sexo entre ellos, buscan llegar tarde a casa, los hijos comienzan a darse cuenta, distanciamiento, etc., y lamentablemente varias parejas ven como única salida el divorcio, es importante revisar cómo nació esta relación, en que se basa y que se puede hacer.

Existen varios tipos de amores, hay amor de madre y amor propio; amor paternal y amor filial. Amamos, entre otras cosas, el hogar, la patria, unos aman las riquezas y el poder, los jóvenes actuales aman al celular, pero en esta ocasión hablaremos del amor de pareja.  Por cuestiones de crianza y cultura se nos ha enseñado como amar.

Estamos rodeados y  educados con muchas creencias, lamentablemente esta forma de educación se va pasando de  una generación a otra como si fueran verdades absolutas, y en el tema del amor y de las parejas existe un sin número de creencias que ni son verdades y tampoco son positivas para llevar una buena relación.

He visto y comprobado en consulta,  que la creencia referente a relaciones de pareja: “polos opuestos se atraen” que por varias generaciones se ha trasmitido, es totalmente falsa, ¿esa creencia que significa?, que si tú  eres una persona que te gusta ser sociable, ¿te va a funcionar una pareja antisocial?, ¿a una persona que le gusta el deporte debe de buscar a una persona sedentaria?.

La experiencia en terapia de pareja me ha llevado a reconocer que una gran cantidad de parejas que caen en el divorcio es porque escogieron una persona muy diferente a ellos, ¿Cómo me puedo relacionar con alguien que no comparte mis gustos, que nuestros valores sean diferentes, que no tengamos las mismas metas,  nuestros intereses son tan diferentes, y los objetivos de familia son opuestos?.

Por eso encontramos personas con pareja disfrutando solos ciertas actividades como viajar, ir a eventos sociales y deportivos por su cuenta ya sea individualmente o con amigos, y esto al tiempo puede causar una gran distancia y frialdad en la relación. Claro que estoy a favor de tener un tiempo de pareja y también tener un espacio con nuestros amigos o solo, pero la pareja debe de coincidir en una gran cantidad de intereses y objetivos.

El compartir la vida con una persona no es cosa fácil, debemos de aprender a ser selectivos, lo más adecuado es que  las relaciones de pareja empiezan por una gran amistad y nuestro deseo de compartirlo todo, de pasar la mayor cantidad posible de tiempo y de vivir juntos, es así como llegamos al matrimonio.

En mi consulta cuando recibo una persona con problemas con su pareja, hacemos un pequeño ejercicio, es como obtener una radiografía por así decirlo de la personalidad de la pareja y vemos si coinciden, me decía una paciente “es que lo amo”, pero Sra. en la radiografía dice que su esposo es: alcohólico, inmaduro, no responsable económicamente, individualista, corrupto, no familiar, conformista, infiel, ¿este es el compañero que quiere  para su vida?, ¿coincide con sus valores?.

En ocasiones cuando no es lo que queremos tenemos que soltar al otro, hay personas que aman a su compañero de vida pero éste les hace daño con su comportamiento, por ejemplo: “te amo, pero no estás dispuesto a dejar tus adicciones, así que debo de sepárame de ti, para que ya no me sigas haciendo daño. Existe la terapia de pareja, y se puede rescatar matrimonios, siempre y cuando las dos personas asistan a terapia, porque esto es de dos.

Me decía una Sra. Que en sus tiempos era muy difícil la idea de aceptar divorciarse, pues no se contaba con el apoyo de los padres, en el caso de ella, era víctima de golpes y violaciones cada fin de semana, porque su marido se alcoholizaba, cuando le contaba a su madre que ya estaba cansada, que eso no era lo que ella quería de vida matrimonial, la madre le decía: “ tu marido es tu cruz, regrésate a tu casa y recuerda que el matrimonio es para siempre”

 Lo anterior es lo que permite que, en algunas ocasiones y en nombre del amor, se den situaciones de abuso, maltrato, manipulación, posesión y dependencia, es decir, diferentes tipos y manifestaciones de violencia.

Son las creencias e imágenes idealizadas acerca del amor las causantes de no llevar a cabo relaciones basadas en el respeto y la equidad, por lo que provocan la aceptación y normalización de situaciones claras de sometimiento, control y abuso físico, psicológico y sexual. Lo más positivo para una relación es que sean dos personas que no se necesiten para ser felices, personas maduras, responsables de su salud mental y sobre todo que en primer lugar se quieran a sí mismo. Seguiremos en el siguiente artículo revisando otras creencias del amor.

FRASE

En ciertas ocasiones, hasta la diferencia del nivel económico influirá para llevar una buena relación de pareja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *