Aprendamos a decir adiós

dizer adeusPorque nos cuesta TANTO dolor despedirnos, decir adiós?, porque no aceptamos que ya termino su misión en esta vida, que ya nuestra pareja ya no nos quiere,  al hijo que se va a estudiar afuera, o a la hija que se te casa, en fin todas esas despedidas que nos cuestan trabajo …. Ese es nuestro tema ahora.

Hay un refrán que dice: “Dicen que las pérdidas no duelen. Dile a quien te dijo que se despida….”, las reacciones emocionales que se da ante una despedida son diferentes,  no todas tienen el mismo efecto, ni la misma intensidad, ésta depende de la relación emocional con la persona que se despide o a la que se despide, además de las circunstancias en que se da la despedida.

Las despedidas más tristes son, desde luego,  las que damos a nuestros muertos ya que nunca más los volveremos a ver. También las despedidas por divorcio por ruptura de un romance, los divorciados pueden tener distintas reacciones al despedirse. Todo depende de cual haya sido la causa que la llevo a la separación, si fue él quien tomoó la decisión, la mujer sufrirá más la despedida que  la que pueda sufrir el marido. Se vera sola, sin apoyo, quizás con hijos divididos entre ellos. Si quien tomo la decisión de separarse fue la mujer, él siente que su vanidad y orgullo han sido ultrajados.

Es imposible vivir sin experimentar dolor. La vida y el dolor van de la mano. Forman parte de las dicotomías de la vida: blanco- negro, día- noche, vida- muerte, constantemente estamos en cambio, y este con frecuencia nos lleva a identificar pérdidas.

Es natural que  evitemos el dolor y el sufrimiento y buscar el equilibrio. Cada pérdida causa dolor, y éste es mayor o menor dependiendo de la pérdida, cuando el duelo por la pérdida esta fuera de control y de proporción, tal vez sea el cúmulo de otras experiencias pasadas dolorosas no expresadas en su tiempo.

No se puede eliminar los sentimientos que producen dolor y sufrimiento con sólo ignorarlos o negarlos, lo que se tiene que hacer es vivir el duelo, sin pretender encontrar en ese momento un sentido a lo que esta ocurriendo.

El dolor y el sufrimiento nos brinda la oportunidad de crecer, desafortunadamente, cuando todo le sale bien el ser humano no tiene la oportunidad de aprender, porque todo ”esta bien”.

Decía Víctor Frank: “ el sufrimiento que puedas evitar, evítalo, pero el que no, asúmelo”.

¿Ya tuviste que decir adiós y no lo has superado? Deja tu comentário y comparte en tus redes sociales

reconciliación

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×

Powered by WhatsApp Chat

× Hola ¿Cómo puedo ayudarte?