Alzheimer

Susana, cuidadora.

“Cuido de mi madre que tiene 81 años y esta diagnosticada de Alzheimer moderado desde hace 2años por la neuróloga, Ni su médico de cabecera me dijo lo que sospechaba, ni el especialista en las tres visitas que hemos hecho me ha contado nada absolutamente de la enfermedad ni de lo que debo hacer para atenderla mejor y no volverme yo loca, nada de nada, se limita a escribir en el informe lo que yo cuento y contesto a sus preguntas y a prescribir el tratamiento y la nueva visita”.

Carmen, 77 años.

“Mi marido tiene 80 años y fue diagnosticado de Alzheimer en 2017. Su enfermedad ha progresado muy rápido. He intentado manejar esta situación tan complicada como un nuevo trabajo, ya que antes no trabajaba. Mi marido aún puede andar un poco, se expresa sin apenas hablar y ya no puede comer sin ayuda. Poco a poco he ido adaptando y haciendo más seguras cada una de las habitaciones de la casa para minimizar el riesgo de caídas y se pueda hacer daño (en el pasillo, su habitación, el cuarto de baño…). Hay que pensar en todo, incluso en la ropa con la que le visto para que la sonda alimentaria no se le mueva. 

 El resto del tiempo simplemente estoy ahí, leyendo, le animo a que juguemos a algún juego, cantamos…  Afortunadamente no estoy sola en esta dura experiencia, mis familiares y amigos están siempre disponibles para aquello que necesite, es muy importante el mantener una vida social. Aconsejo a todas las personas que tengan a su cargo un enfermo de Alzheimer de tomarse el tiempo necesario para considerar muy bien las necesidades y atenciones que requieren”.

También hay casos de Alzheimer en gente joven, la enfermedad puede presentarse en una edad temprana, muchas personas con Alzheimer de inicio temprano tienen entre 40 y 50 años. Tienen familias, carreras profesionales o son incluso cuidadores, cuando el Alzheimer hace su aparición,  es una forma poco común que afecta a personas menores de 65 años. Alrededor de 5% a 6% personas con enfermedad de Alzheimer desarrollan síntomas antes de los 65 años.

Autoretratos de William Utermohlen, pintor británico quien siguió pintando después de ser diagnosticado con la Alzheimer

Diagnosticar la enfermedad de Alzheimer.

Los médicos realizan pruebas para evaluar el deterioro de la memoria y otras habilidades de razonamiento, determinar las capacidades funcionales e identificar cambios en la conducta. También llevan a cabo una serie de pruebas para descartar otras posibles causas de deterioro.

Un diagnóstico preciso de Alzheimer es un paso importante para garantizar que obtengas el tratamiento, la atención, la educación familiar y los planes para el futuro adecuados.

Algunos de los primeros signos y síntomas de Alzheimer son:

  • Deterioro de la memoria, como, por ejemplo, dificultad para recordar eventos.
  • Dificultad para concentrarse, planificar o resolver problemas.
  • Problemas para completar tareas diarias en el hogar o en el trabajo.
  • Confusión con respecto a los lugares o el paso del tiempo.
  • Dificultades visuales o de espacio, como, por ejemplo, no comprender distancias al conducir, perderse o poner cosas en lugares equivocados.
  • Problemas de lenguaje, como, por ejemplo, problemas para encontrar palabras o vocabulario reducido al hablar o escribir.
  • Mal juicio al tomar decisiones.
  • Retraerse de eventos laborales o compromisos sociales
  • Cambios de humor, como depresión u otros cambios en el comportamiento y la personalidad.

 En promedio, las personas con enfermedad de Alzheimer viven entre tres y 11 años después del diagnóstico, pero algunas sobreviven 20 años o más. El grado de deterioro en el momento del diagnóstico puede afectar la esperanza de vida.

El Alzheimer es una enfermedad que no sólo afecta a la persona que la sufre, sino también, y de manera muy significativa, a la familia, la cual va a tener que ir afrontando el deterioro de la persona y su progresiva necesidad de ayuda a medida que ésta avanza.

Pensando en los familiares que cuidan de una persona que padece algún tipo de deterioro cognitivo, la cual es una tarea difícil y agobiante, ya que día a día trae consigo nuevos desafíos por la aparición de los nuevos patrones de conducta del paciente, se creó en casa MoMa el grupo de apoyo para personas con Azheimer o características similares, es un programa de terapia ocupacional, el objetivo es bajar la velocidad de los síntomas del Alzheimer, se trabaja en grupos pequeños y estará a cargo de la psicólogo Alejandra Azcona Gonzáles , que tiene experiencia en psicología de adultos mayores con trastornos cognitivos.

Octavio Robledo l.
Psicólogo clínico – Tanatólogo.
Fb tanatologo Octavio Robledo
Tel consultorio 669 982 52 36

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×

Powered by WhatsApp Chat

× Hola ¿Cómo puedo ayudarte?