Los copiones

Para todos los jóvenes emprendedores de nuestro país.

Hace mucho tiempo asesoraba a los alumnos del tec de Monterrey en el programa “emprendedor”, es un programa muy interesante, donde los alumnos despertaban toda su creatividad, trabajábamos desde desarrollar la idea, la justificación y desarrollo sustentable del negocio, no todos nacen para ser empresarios, en este mundo se necesita de todo, pero este programa te daba la oportunidad de crear una idea innovadora, de descubrir que eres capaz de crear algo y eso te da seguridad, te eleva autoestima y por supuesto te da elementos para desarrollar y vivir económicamente de una idea propia, en un momento dado.

Lamentablemente en la actualidad, un gran número de  personas dejaron de ser originales, de ser creativas, ahora se “fusilan” todo lo que ven, por ejemplo en el medio educativo está sumergido en la generación “copy paste”, los alumnos ya están acostumbrados a leer el contenido y a seleccionar parte del texto  y enseguida “pegar” , es una maniobra que cualquiera que sabe lo mínimo de computación, lo sabe hacer, actualmente hay otro proceso que todavía “ayuda” más a este tipo de estudiantes es el “clipbard” que con solo indicar cual tema que  te interesa, esta aplicación busca en todo la información que se encuentra en el internet sobre el tema y le da una coherencia en un texto y te la guarda en la nube, para que lo puedas presentar como propio. Por supuesto sin haberlo leído y mucho menos entendido.

Esto es un grave problema en la educación, tan es así que para la mayoría de los estudiantes están seguros que copiar y pegar es sinónimo de investigar. Y existen profesores que recompensan a sus estudiantes con buenas calificaciones con estos trabajos, que no dejaran ningún aprendizaje en los alumnos.

La cultura de copiar y pegar o del copy paste, como se le dice en inglés, es la nueva versión del plagio. Se está volviendo tan arraigada, que el barbarismo ‘copypastear’  cada vez se utiliza más, y no solo en la escuela, esta generación de jóvenes y adultos, se están presentando en muchos escenarios, como en los negocios,   ya no se producen nuevas ideas, solo copian y las venden como propias.

Actualmente la gente ve un negocio exitoso y lo copia tal cual, y lo ofrece al público como propio, yo ya lo experimenté, hace un par de meses que inauguraron un lugar  y salió la nota en el periódico en donde explican a lo que se dedican y los servicios que ofrecen, y me impresiono que es exactamente igual que el programa que llevamos en casa MoMa para adultos mayores, un programa que ya tiene más de  5 años, que yo desarrolle y ellos ahora lo ofrecen como propio, no le cambiaron nada a la metodología  ni a las actividades que son parte del  programa , existe gente que no le interesa o no sabe cómo “producir nuevos negocios” simplemente se contenta con reproducir.

En el mundo de los negocios, en estos momentos no está  fácil  alcanzar el éxito, me preocupa la gente joven, los emprendedores,  que inician un negocio que nadie había pensado antes (algo que hoy en día es difícil),  creas un producto o servicio totalmente único, y ¡zas! llega otro listo y te lo copia. Los motivos de los “copiadores” definitivamente son, la pereza mental y  la falta de creatividad, esta gente prefiere el camino fácil.

Me comentaba hace días, un paciente joven (25 años de edad), su frustración, y su coraje,  él había  dedicado muchos recursos, ideas, tiempo, y dinero en crear un nuevo producto y cuando lo lanzó, no había pasado ni  6  meses que ya se lo había copiado la competencia.  Y como la competencia tiene mayores recursos económicos que él, lo está llevando a la quiebra, este negocio que lo apasiona, que él fue el creador ahora lo llevo a una depresión, a vivir un duelo, la muerte de su sueño.

Y no sólo ves que te copian los productos, sino hasta  los contenidos de tu página de internet son similares,  hay gente que hasta copia los volantes, los dípticos de publicidad y solo cambian las imágenes. Ni siquiera tienen creatividad y le ponen un logo copiado del internet.

Cuando a alguien le roban su idea, se la copian o como se dice se la “fusilan”,  pasas por 3 estadios, según un importante asistente virtual:

1) Sale tu EGO: y piensas qué bien, “ me copian porque soy bueno”.

2) Pasas a la rabia: con lo que te ha costado y ahora llega un copycats (  un imitador) y tiene el trabajo hecho.

3) Pero tienes que seguir tu camino. No es el fin de tu negocio.

Así es, te robaron tu negocio, pero No tu talento, tus eres el que haces la diferencia, que está impreso en tu negocio, en tu servicio, y en tu idea, podrán copiar el negocio pero NO tu estilo, NO tu  personalidad.  Sólo consiguieron hacer un duplicado de tu negocio pero sin alma ni corazón.  Ten presente que nunca una copia será idéntica al original.

Existen personas que aparte de robarte la idea de tu negocio, trata de llevarse a tus clientes, eso es más vergonzoso, porque se los quieren llevar con falsos argumentos y de una forma muy infantil y nada ética, nada  respetuosa, todavía ofrecieran mayor calidad, pero muchas veces no es así.

Pero también los copiones tienen su parte educadora:  si existen personas que te quieren copiar tu negocio, esto significa que tu producto o tu servicio, tiene potencial, despierta atención comercial, un copypast debe de motivarte a seguir perfeccionando tu negocio, a involucrarte más, a innovarlo, a mantenerte en tu mercado, y sobre todo a defenderlo con garra.

 

FRASE:

Las competencias en los negocios son buenas, te hacen crecer, el público se ve beneficiado,  nos impulsan a dar un plus, ese extra que te hace diferente ante tu competencia

 

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Hola ¿Cómo puedo ayudarte?