No solo el virus es nuestro enemigo

Por mucho tiempo la salud no ha sido siempre la prioridad, de las familias y del gobierno, no tanto como la economía, la tecnología, los empleos, el crecimiento del país, el calentamiento global, lamentablemente y no nada más en nuestro país.

Pero en estas circunstancias, que estamos viviendo sin precedentes, la salud mental juega un papel de gran significación, cuando desde primaria nos indican que el ser humano es un ente bio-psico-social. Por lo tanto, la salud se refiere al estado de completo bienestar, físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades. 

El virus del COVID 19, va a crear poco a poco cambios en nuestros estilos de vida, habrá   gente que enfermara, algunos curaran, y otros morirán (esperemos que sean los menores posibles), es una realidad y debemos de afrontarla con realismo.

Entre las medidas de prevención psicológicas por consecuencia del distanciamiento social, debemos considerar: promoción de medidas de autocuidado y un estilo de vida saludable, prevención del pánico, manejo del estrés, tener cuidado que no se disparen las adicciones (drogas, alcohol, tabaco y comida), se pueden presentar conductas agresivas que se pueden ir a generar estados violentos, debemos de manejar una honesta solidaridad hacia el personal de salud (cosa que tristemente se han visto agredidos socialmente), pues son ellos, con sus conocimientos científicos los que nos salvaran,  y se recomienda desarrollar una actitud positiva para el encierro, darle un sentido.

Es importante que en casa se monitoree a todos los integrantes de la familia en cuanto al tema de salud mental, uno de los primeros signos que se puede presentar es el miedo, y si no se atiende, se podrá llegar a crear una crisis emocional, y sí un integrante de la familia presenta una crisis,  no es recomendable negarla u ocultarla, esto solo logrará complicarla.

Cómo no sabemos cuándo va a terminar esta pandemia, debemos establecer un nuevo estilo de vida, que es: quédate en casa, se responsable, no estamos de vacaciones, es aconsejable levantarse a la misma hora que antes del aislamiento obligatorio, si hacías ejercicio no lo dejes de hacer, pero en casa, ¿si no hacías ejercicio?: ponte a hacerlo, está demostrado que el estado de ánimo y el sistema inmunológico mejoran.

Administra bien de tu tiempo: establece horarios para trabajar, jugar, para estar solo, para comunicarte con tus amigos y familia, tiempo para ver redes sociales, (solo se selectivo, andan navegando muchas noticias falsas y que solo alteran emocionalmente) y tiempo para Netflix, todo es posible con un horario bien definido.

Sigue los mismos horarios de comidas, de preferencia en familia sin estar conectados al celular, limita el tiempo para ver noticias y mensajes del COVID 19, es asombroso la cantidad de especialista epidemiólogos “que se convirtieron mágicamente”  y que saltan en las redes con una gran cantidad de mensajes que nos alteran emocionalmente, discuten y ponen en duda todo lo que la secretaría federal de salud está implementando, solo ellos saben los números correctos de contagios y fallecimientos, y lo que es peor solo critican pero no aportan algo positivo.

 Y lo más importante: mantente en casa, sal con protección y prevención si es necesario, no toques nada de objetos innecesarios y lávate las manos, incluso puedes ser obsesivo de la limpieza de manos, en este momento se vale. El lavado de manos y cara con jabón es la mayor evidencia científica que previene el contagio.

Es tiempo de hacerte cargo de esas actividades que dejaste sin concluir: libros a medio leer, colorear para controlar el estrés, archivar recibos y documentos o las reparaciones de casa, etc.

Evita al máximo la comida chatarra, las bebidas azucaradas, drogas, es momento de aprovechar la tecnología para unirnos y no para distanciarnos, al iniciar el día o al finalizarlo dedica unos minutos a la reflexión o meditación.

Las posibilidades de experimentar ansiedad, insomnio o irritabilidad se incrementan y esto nos puede llevar a estados de depresión. Por lo antes mencionado considero fundamental que atendamos nuestra salud mental para evitar desórdenes emocionales y se llegue a la mala convivencia y pongamos el peligro el aislamiento en el que nos encontramos, que es la manera segura de casi evitar el contagio y ser una estadística más.

Recuerda que toda crisis tiene 3 cosas: no es para siempre, tiene una solución y tiene una lección de vida, así que transfórmate en un ser más positivo, comienza en ser solidario, existen personas que la están pasando peor que tú y todos podemos apoyar, sobre todo, no te conviertas en tu peor enemigo en esta pandemia.

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Hola ¿Cómo puedo ayudarte?